Miguel Siso. Cuatrista, compositor y productor. Guayanés desde la punta del cabello hasta el talón del pie. El cuatro es su arepa musical, solo basta con verlo sobre el escenario o escuchar sus interpretaciones para confirmar que sus manos pueden llegar a devorar dicho instrumento, así como sus dientes hacen su trabajo con una reina pepeada, su preferida.

El músico acaba de bautizar en Caracas y Puerto Ordaz su segundo disco Identidad (2018), donde participan una “chorrera” de colegas, entre ellos: Nené Quintero, Huáscar Barradas, Rafael “Pollo” Brito, Luis Julio Toro, Gerard “Chipi” Chacón, Rafael Pino y Gustavo Márquez.

La grabación del disco fue un “parto” de dos años, pero a eso se le unen cuatro años que duró la elaboración del repertorio, que consta de 11 temas.

Para Identidad, sucesor de La Siembra del Cuatro ( 2012), Miguel Siso manejó un concepto que reconciliara al venezolano con el amor por su tierra, una tarea a veces cuesta arriba por todas las malas noticias que a diario se desarrollan en el país.

“Todo lo que podamos hacer en pro a rehacer la identidad o sentido de pertenencia con lo nuestro suma muchísimo, y ese siempre fue mi concepto para mi nuevo disco”, refleja Miguel Siso en entrevista con areparadio.com.

De Identidad se extraen “Kerepakupai Vená”, un tema hecho en lengua pemón que significa Salto Ángel; “Horizonte”, una especie de revelación de cómo muchos venezolanos quieren ver a su terruño; “Tiempo de cambio”, donde el músico expone que cada persona puede llegar a ser excelente en lo que hace y con ello puede hacer país; “Con cuatro y con Patanemo”, que cierra el disco y con él se puede armar una rumba.

– Tu primer disco fue La Siembra del Cuatro (2012), partiendo de los resultados de esa producción, ¿qué tomaste en cuenta para no repetir en Identidad?

– En La Siembra del Cuatro traté de reflejar mi crecimiento musical, tocar música tradicional venezolana con el cuatro, vinculé temas internacionales e hice música compuesta por mí. Mi sorpresa fue que la música que más gustó fue la que yo compuse, entre ellas “Horizonte” que repito en esta producción porque fue el trabajo que me llevó a hacer este segundo proyecto.

– La línea que traté de llevar en Identidad son los sonidos que me identifican a mí como músico, la música que me gusta componer y tocar; hay muchos cuatristas y todos tenemos un sonido que nos identifica, el mío va más hacia la composición, el World Music, pero vinculado siempre al sonido venezolano.

– Vienes de C4 Trío, ganadores del Grammy Latino. ¿Del aprendizaje que te dejó la agrupación qué tomaste en cuenta para Identidad?

– C4 Trío son mis amigos de más de 10 años, todos participamos en el mismo festival, todos tenemos ideas diferentes pero hay algo que nos une y es realzar el nombre del cuatro venezolano y el de Venezuela en el mundo, es decir, que el cuatro sea reconocido como un instrumento más como la guitarra, el bajo, la batería y el ukulele. Lo que puedo resaltar de C4 Trío es ese impulso, esa fuerza de resaltar el cuatro, de inventar, componer para este instrumento, de combinar el sonido del cuatro con música no solo venezolana, porque el cuatro por sí solo tiene un sonido bien venezolano. Yo tomé eso de ellos y lo conglomeré con un sonido global donde hay batería, piano, flautas y trompetas.

– ¿Cómo das con los músicos involucrados en el disco?

– Yo siempre digo que soy una persona afortunada porque hay muchos músicos y personalidades que admiro desde niño, son mis héroes musicales, y ahorita cuento con ellos y puedo decir que son mis panas. Contar con Huáscar (Barradas), Nené Quintero, “Pollo” Brito es súper importante porque con ellos no es cuánto me cobras por grabar el disco, sino todo lo contrario, es “¡Si grabas el disco y no me metes te mato!”

– ¿En qué se diferencia el sonido del cuatro triple al del cuatro simple?

– El cuatro triple es un instrumento creado por Alfonso Sandoval, es el único cuatro triple que hay, fue un proyecto que iniciamos hace cinco años donde queríamos combinar diferentes colores de sonoridad en un solo instrumento. En el cuatro triple tengo afinación tradicional, afinación grave emulando la guitarra pero se toca como un cuatro, afinación de cuerdas de metal que emula más el sonido de la mandolina, el arpa tuyera (…). Tener esas combinaciones de sonido en un solo instrumento es un juguete fantástico para mí porque me permite moverme como quiera con la combinación de sonidos.

– ¿Qué música sientes que hace falta actualmente?

– Siento que hace falta música que tenga un sonido que nos identifique como venezolanos; por ejemplo, los brasileros consumen su música brasilera, los colombianos su música colombiana y los mismo pasa con los argentinos, pero los venezolanos consumimos reggaetón y bachata, no creo que ese sea el fin, tenemos que consumir, crear y exponer un sonido más venezolano para que podamos tener esa identidad y poder ser reconocidos en el mundo como venezolanos.

– ¿Y cómo se logra eso?

– Haciendo trabajo de difusión de la música que se hace aquí, y en eso tiene un papel importante los medios de comunicación. Los músicos debemos proponer trabajos con sonido venezolano.
– ¿Cuál es tu opinión con el término neofolklore?

– El término neofolklore tiene varios puntos de vistas que son válidos y no válidos. Mi hermano Huáscar Barracas y “Pollo” Brito fueron catalogados por los medios de comunicación como los “reyes del neofolklore”. Decir Neofolklore significa nuevo folclor y el folclor no puede ser nuevo. Ese término se globalizó bastante sobre todo en la época cuando la Ley Resorte obligaba a las emisoras a poner música venezolana, y fue esa ola del modernismo de la música venezolana. Lo que pasó con el llamado neofolklore a mí me encantó porque impulsó muchísimo el sonido venezolano, que lo diga “Pollo” Brito, Huáscar Barradas, Ensamble Gurrufío y hasta los muchachos de 5nFusión.

– ¿Cómo defines tu música?

– Mi música es venezolana enfocada en un sonido más global. Mi intención es hacer World Music venezolana, que la gente pueda escuchar la música en cualquier parte del mundo y puede identificar de dónde proviene.

– ¿Prefieres llamar tu música World Music venezolana que neofolklore?

– Sí porque mi exposición como cuatrista siempre ha sido vinculada fuera del país como World Music. La gente siempre dice World Music de Latinoamérica, pero yo corrijo y digo que es World Music de Venezuela para traerlo más acá, claro, es música del mundo porque el djembé es africano, la batería no es de acá, el violín tampoco, pero hay música venezolana.

– En tu biografía de Instagram dices que “El cuatro es nuestra arepa musical”. ¿Cómo se come eso?

– La arepa la puedes combinar con pollo, carne mechada, queso, con cualquier cosa y es buena. Yo siento que el cuatro también lo es, puedo combinarlo con música venezolana, brasilera, colombiana y siempre va a quedar. La arepa en la mesa y el cuatro en la casa son sentimientos que nos unen a todos como venezolanos.

0 31